El avión de pasajeros Embraer 190 que se dirigía a la Ciudad de México se precipitó a tierra cerca de la pista poco después del despegue, durante lo que los pasajeros describieron como fuertes vientos, granizo y lluvia.

Las 103 personas a bordo sobrevivieron al evacuar el avión antes de que se incendiara.

Al menos 65 pasajeros a bordo del vuelo 2341 de Aeroméxico eran ciudadanos estadounidenses, incluidos muchos residentes del área de Chicago.

“Todas las personas en este vuelo tienen derecho a saber exactamente qué causó el accidente del avión. Un avión simplemente no cae del cielo porque está lloviendo mucho”, dijo el cofundador de Corboy & Demetrio, Thomas A. Demetrio.

Corboy & Demetrio indicaron que presentaron seis demandas por separado en nombre de 11 pasajeros ante la Corte del Circuito del Condado de Cook en Illinois.

Aeroméxico no ha emitido ningún comentario.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here