Rafael Márquez Míreles, es quien aprovechó el vínculo de parentesco para quebrantar la integridad de la víctima, ya que llevó a cabo una conducta libidinosa al tocarle sus partes intimas.

La agresión ocurrió el 14 de marzo del 2015 en una vivienda que se encuentra sobre la calle Óscar González, hecho que salió al descubierto cuando la madre notó un cambio repentino de su hijo.

Cabe señalar que Márquez Míreles con esta nueva condena alcanza ya 20 años de cárcel, ya que anteriormente un juzgador lo declaró culpable del delito de violación en agravio de la misma víctima.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here