Definidos por del Centro de Investigaciones Pew como las personas nacidas entre 1981 y 1996, los milennials conforman el 22 por ciento de la población estadounidense y se espera durante algún momento entre las elecciones de noviembre y las del 2020 rebasen a las generaciones de la postguerra como el mayor segmento poblacional vivo en Estados Unidos.

Se trata de un enorme bloque electoral, capaz de establecer prioridades en las políticas y de inclinar las elecciones.

También están muy subrepresentados en la política del país.

Y los millenials votan a un índice menor que generaciones de más edad. En el 2016, sólo acudieron a las urnas poco más de la mitad de los millenials que calificaban. En el 2014, votaron menos del 25 por ciento.

“Nuestra generación está empezando a convertirse en los legisladores de este país”, dijo Steen Olikara, fundador del grupo apartidista Proyecto Acción Millenial.

Olikara cree que los millenials son capaces de transformar la política. Son “jóvenes altamente idealistas”, señaló, coincidiendo el ascenso político de la generación con “la polarización que está empeorando y la disfuncionabilidad política en nuestro país”.

A los millenials les atrae la política sobre los problemas que los afectan, como la deuda estudiantil, la economía, el medio ambiente y la atención a la salud, dijo Erin Loos Cutraro de Ella Debe Contender, el grupo apartidista que ayuda a las mujeres a lanzarse por un puesto de elección popular.

Cutraro calificó a los millenials como una “generación que comparte” y dijo que su comodidad con las redes sociales puede modificar la política, mostrando a los electores una faceta distinta de las campañas y las legislaciones.

“Esto cuestiona las creencias generalizadas de la política: ten un guión, hazlo bien, habla siempre de los mismos puntos”, dijo Cutraro. “Ahora tenemos una generación que está derribando esos muros y diciendo, ‘así se contiende’, y creo que esa autenticidad y transparencia general beneficiará a la política”.

Políticamente, los millenials son la generación más independiente. Son los menos probables en ver diferencias notorias entre los partidos demócrata y republicano, mientras en un sondeo Pew en marzo se descubrió que el 44 por ciento de los millenials se identifican como independientes, mientras que el 35 por ciento se dicen demócratas y el 17 por ciento republicanos.

Alguna vez despreciados por su hashtag “activismo de sillón”, los movimientos impulsados en las redes sociales por los millenials han dirigido la acción política y el activismo hacia causas como #BlackLivesMatter y #MeToo. Tal vez sea un presagio sobre lo que vendrá.

En cuanto los millenials sean mayoría en el Congreso, dijo Olikara, “creo que es muy probable que la identidad política no sea lo que impulse la política en Estados Unidos”. La política “se concentrará más en los temas”, consideró.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here