Durante casi dos años, fiscales federales de Nueva York han estado prometiendo probar su causa contra Joaquín Guzmán Loera, “el Chapo”, trayendo un pequeño ejército de testigos que declaren contra él.

Dados los violentos antecedentes de Guzmán, los fiscales han tomado medidas extraordinarias para proteger a los testigos, ocultando su identidad tras un grueso velo de hermetismo.

Pero en los documentos procesales y los reportes de la prensa han surgido pistas en torno a cuáles exaliados, rivales y secuaces de Guzmán podrían rendir testimonio a partir del 5 de noviembre en el Juzgado Federal de Distrito en Brooklyn.

Éstos son algunos de ellos:

Dos de los mayores narcotraficantes de Chicago

En el 2005 Pedro y Margarito Flores fueron reclutados, según su testimonio, a fin de trabajar para Guzmán y empezaron a recibir cargamentos de cocaína traficados en yates de lujo, submarinos y aviones.

En el 2008, temiendo ser arrestados en Chicago, los hermanos entregaron a Guzmán. Durante un encuentro clandestino en una habitación de un hotel mexicano, accedieron a ayudar a policías estadounidenses grabando en secreto a su jefe hablando sobre los pormenores de su negocio.

Los hermanos fueron sentenciados a 14 años de cárcel en el 2015, sin haber sido vistos en público desde entonces.

El hijo de la mano derecha del Chapo

Vicente Zambada Niebla es famoso por ser el vástago de Ismael Zambada García, el lugarteniente de Guzmán que asumió el mando de una facción del Cártel de Sinaloa cuando Guzmán fue arrestado. En el 2009, Zambada Niebla fue arrestado en México y extraditado a Chicago.

Sus abogados alegaron que por años había sido informante de la DEA, intercambiando datos sobre sus rivales del mundo del narcotráfico a cambio de libertad para operar su propio negocio.

En el 2013 Zambada Niebla admitió su culpabilidad por cargos de narcotráfico en una diligencia secreta y accedió a cooperar con funcionarios estadounidenses.

El funcionario que ayudó a Guzmán a fugarse de la cárcel

Tal vez un exfuncionario mexicano de seguridad, Dámaso López Núñez, sea mejor conocido por haber ayudado a Guzmán a fugarse de su celda del penal de Puente Grande, en Jalisco, en el 2001. Posteriormente, dicen los fiscales, López trabajó por 16 años con Guzmán.

López, conocido como “el Licenciado”, fue arrestado el año pasado en la Ciudad de México y extraditado en julio a Estados Unidos —suceso por el que el procurador mexicano en funciones Alberto Díaz Beltrán lo describió como “un potencial testigo clave” contra Guzmán.

…Y el hijo del funcionario

López Serrano, un hijo de “el Licenciado”, se entregó en julio del 2017 a funcionarios fronterizos estadounidenses en Mexicali, México, el puerto de entrada de Caléxico, California.

En ese entonces, la prensa mexicana informaba que López Serrano se hallaba inmerso en una violenta lucha de poder con los hijos de Guzmán por el control del Cártel de Sinaloa. Las autoridades mexicanas también lo buscaban.

De acuerdo con documentos procesales, López Serrano fue arrestado formalmente en agosto del 2017 en San Diego. En enero se declaró culpable de cargos de traficar cocaína, heroína y metanfetaminas a Estados Unidos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here