Cada compañía tiene sus historias de éxito en Innovación. Mary Kay con la mayor participación de mercado en venta de cosméticos en México, lanzó este año un tratamiento que combate los radicales libres -una reacción molecular del organismo que acelera el envejecimiento- para dar a la piel un aspecto más joven. La firma estadounidense bautizó el producto, Timewise Miracle Set 3D, como el mayor lanzamiento de su historia. Su elaboración llevó un lustro y “refleja no sólo años de investigación sobre las últimas innovaciones de ingredientes sino también una comprensión de cómo el ambiente de hoy afecta el aspecto del envejecimiento de la piel”, dijo Lucy Gildea, directora científica de Mary Kay, en un comunicado.

Otras empresas, como Revlon, buscan también innovar en la distribución, con presentaciones realizadas por blogueros de belleza para conquistar las ventas en línea. “Un paso inmediato y superimportante para nosotros es crecer en el negocio del e-comnerce, justo cuando se necesita llegar a los consumidores más jóvenes en los cuales, obviamente, hay más penetración en el uso de internet. Y es gente que está expuesta a las tendencias no nada más de México sino a nivel mundial”, dice Andrés Reyes Llanas, director comercial de Revlon México en la división de Consumo.

A estas tendencias se une la sustentabilidad: L’Oreal con su marca Vichy, trabaja para sus productos sean más ecológicos, haciendo empaques con mayor porcentaje biodegradable y de menor peso. Y Jafra, la línea de cosméticos y cuidado de la piel de la alemana Vorwerk, modificó sus fórmulas para que sus productos tengan como base materias primas naturales, siguiendo el ejemplo de su producto insignia, la Jalea Real, que contiene la misma sustancia con la que se alimenta la abeja reina en un panal.

En México el sector tiene un valor estimado de 154,000 millones de pesos, según la Cámara de la Industria de Productos Cosméticos, y logra un crecimiento de 11% anual. Por eso, en un contexto cada vez más competido y en un sector muy pulverizado, estas empresas que nacieron desde la tradición -con recetas inspiradas en los rituales de los antiguos egipcios, como Jafra, o con los consejos de familia de Estée Lauder, que lanzó al mercado una mascarilla elaborada con huevo batido como hacía su madre- apuestan por la innovación para hacerse con una mayor parte del pastel.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here