Al colgarse de uno de los salientes de la Pirámide del Sol, la actriz Glenn Close, de 71 años, puso en riesgo su vida más allá de poder provocarle daño alguno a la edificación prehispánica.

Así lo consideró el arqueólogo Rogelio Rivero, director de la Zona Arqueológica de Teotihuacán y quien, consultado por Gente, explicó que, según su apreciación de la imagen, la actriz no subió escalando, sino que llegó al segundo nivel de la pirámide y ahí se colgó para ser retratada para Instagram.

“Por lo que veo en esa foto no debió realizar esa actividad porque puso en mucho riesgo su integridad más que la de los monumentos. No es lo mismo pegarse con una piedra que pegarle a una piedra”, explicó Rivero este miércoles, en entrevista.

“Aunque el daño pudo ser hacia ella y no al cuerpo de la pirámide, también es importante su seguridad. Debemos tener protección no solo a los vestigios arqueológicos, sino también a la seguridad del visitante, eso lo tenemos claro”.

El arqueólogo explicó que el segundo cuerpo de la pirámide es el que más escalones tiene y al que los visitantes suelen llegar más agitados.

Antes de continuar con la subida, hay un espacio que la gente ocupa para sentarse y recuperar el aliento, donde Rivero indica que estuvo la actriz nominada siete veces al Óscar.

El directivo destacó que muchas personas se marean y hasta pierden el conocimiento al momento de sentarse tras el esfuerzo que implica la subida, lo que vuelve más peligrosa la actividad de Close.

Pese a que no hay un reglamento que le indicara a la actriz que estaba prohibido colgarse, Rivero cree que la actriz sí cometió algo indebido.

“Es una regla no escrita que se deben respetar los yacimientos arqueológicos. Como turista, hay responsabilidades, sean restricciones o no, y colgarse así no es algo que se deba hacer”.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here