La reforma educativa corre el riesgo de quedar igual y que los sindicatos sean quienes vendan plazas y tengan el control del personal en el sistema educativo, señaló Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

Sobre la nueva reforma aprobada en la Cámara de Diputados esta madrugada, Salazar mencionó que se estableció un artículo transitorio en el cual se específica que en los próximos 120 días se definirá el carácter que van a tener los sindicatos.

«No estamos de acuerdo en que al sindicato se le permita que vendan plazas, que ellos las definan, que ellos tengan el control de cuántas personas se requieren en el sistema educativo y ellos los empujen.

«Ojalá todo esto no conduzca a lo mismo porque es una situación que hemos tratado de evitar», dijo Salazar.

En entrevista con Reforma, el líder empresarial comentó que es preocupante la actitud que tomó el Presidente Andrés Manuel López Obrador cuando envío un memorándum en el cuál ordenó no aplicar la reforma educativa que se aprobó en el sexenio de Enrique Peña Nieto.

«Hay una enorme confusión cuando de dice que la justicia puede estar por arriba de la legalidad. Nos parece que es al revés, las leyes se establecen para repartir la justicia.

«Es motivo de preocupación esa confusión. Ojalá no sea una idea completa por parte del Presidente, de que la ley está establecida para repartir justicia, no al revés», subrayó Salazar.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here